El agua, uno de sus principales desafíos

Los 25 metros de esta primera prueba de natación representan el comienzo para el sueño de los futuros Soldados Profesionales.

En un día soleado con una temperatura de 32ºC, los alumnos de la compañía Padilla iniciaron su jornada de instrucción en el tanque de entrenamiento de la Escuela de Soldados Profesionales.

Antes de la instrucción de Supervivencia de Combate en el Agua, los alumnos deben superar 25 metros en estilo libre, pecho y espalda de acuerdo a los parámetros establecidos con el fin de mejorar su nivel antes de enfrentar requerimientos más exigentes.

El alumno Luis Guillermo Palacio Mosquera es un joven que nació hace 23 años en Bojayá, Chocó. Vivir en este municipio ubicado en la margen izquierda del río Atrato le permitió, desde pequeño, practicar la natación.

Gracias a sus conocimientos y después de finalizar su propia prueba, fue seleccionado como auxiliar de natación, una misión que ejerce junto a nadadores expertos de la Escuela y que requiere de pericia y habilidad como rescatista.

Para el alumno Luis Guillermo, estar en la Escuela de Formación es un sueño hecho realidad que ahora está viviendo gracias al apoyo incondicional de su madre Rosalba Mosquera.

Asegura que su paso por la Escuela se ha convertido en todo un reto y que le encanta sobresalir en todo lo que hace, por ello, apoya a sus compañeros y los anima para completar con excelencia esta primera prueba de natación que enfrentarán durante el curso y que es un requisito para continuar en sus proceso formativo.