Un Legado De Honor Y Dignidad Que Sigue Vigente

En entrevista con el soldado profesional Luis Miguel Serrano Picos, nos contó por qué, pese a las adversidades que ha afrontado su familia, decidió seguir el legado de su padre y su hermano para ser militar.
Luis Miguel Serrano Picos es un soldado profesional de 21 años de edad que nació en San Vicente de Chucurí, Santander, pero la mayor parte de su vida la ha pasado en Bogotá. Cuenta con orgullo que gran parte de su familia es de Socorro, Santander, lugar donde ocurrieron hechos trascendentales que desencadenaron en la independencia de Colombia.
¿Qué significa para usted, conociendo como conoce la historia de la independencia, hacer parte del Ejército Nacional?
Este es un Ejército en proceso de evolución, un Ejército que forma Héroes Multimisión, por eso me gusta tener la responsabilidad y el orgullo de portar el uniforme, ser testigo de las victorias de esta institución que a lo largo de la historia ha ofrecido tantos triunfos a Colombia.
¿Qué cree que es lo más valioso que puede lograr en esta institución?
Lo más importante es ganar el cariño y afecto del pueblo. El Ejército nos permite encontrar toda clase de personas, diferentes por su cultura, por sus creencias, por el lugar donde nacieron y también nos permite brindarles una mano en medio de sus dificultades
Detrás de cada integrante del Ejército hay una historia que da cuenta de cómo llegaron a la institución, ¿Cuál es su historia?
Para mí el Ejército es sinónimo de pasión. Lastimosamente algunos de mis familiares portaron el uniforme y ahora ya no están acá, por eso, me gusta representarlos a ellos y nuestro apellido. Yo tenía aproximadamente 6 meses cuando mi papá, que era un sargento viceprimero se encontraba patrullando en San Vicente de Chucurí en la vereda El Diamante y murió en una emboscada del ELN.
Hace apenas dos años, mi hermano mayor fue víctima de una mina antipersonal en Teorama, Norte de Santander. Él fue inicialmente soldado profesional y luego tuvo la oportunidad de hacer curso extraordinario de suboficiales. Al momento de fallecer era sargento segundo con un año y medio de antigüedad.
Ambos fueron hombres íntegros, respetuosos de la Constitución y la ley, fieles a sus principios y a la verdad, por ello quiero seguir sus pasos y contribuir como ellos a la construcción de un mejor país.
¿Cómo es posible que alguien que pierde a dos de sus seres queridos en acciones asociadas al servicio decida hacer parte de esta institución?
El conflicto armado a mí me ha quitado a mis seres queridos, pero creo que puedo hacer parte de la solución estando en el Ejército, llegando a esas poblaciones necesitadas y aportar a la paz. Demostrarle a la gente que nuestra misión es servirles.
La Escuela ofrece 10 especialidades diferenciales para complementar la formación de los soldados Multimisión ¿Cuál de esas 10 especialidades escogió?
Me especialicé como auxiliar en explosivos porque entiendo que las tropas del Ejército necesitan personas capacitadas y entrenadas para luchar contra las minas antipersona. Es necesario que existan soldados que retiren estas amenazas que tanto afectan a personas de las comunidades más apartadas. Eso implica salvaguardar la vida de mis compañeros y de la población civil que también con tanta frecuencia se han visto afectados por estos elementos.
¿Qué opina su familia que usted esté aquí?
Mi abuela paterna me dice que no está de acuerdo, que ya ha sufrido mucho con la pérdida de un hijo y un nieto a causa de la guerra y no quiere seguir enterrando más familiares, pero yo le dije que estoy hecho para servir. Creo que a pesar de sus palabras se siente orgullosa de que esté cumpliendo con mi deber y yo la verdad lo hago con gusto.
¿Qué factores cree que son los más importantes para alcanzar el éxito en esta carrera que eligió?
La disciplina y la transparencia son fundamentales para el éxito en la vida militar. Yo espero que, siguiendo el ejemplo de mis antecesores puede representar con honor a mi familia y a mi institución.