Nuestros Héroes Multimisión están preparados para repartir sonrisas

Los soldados profesionales Ariel Vargas Arévalo de 20 años, Duván Alexis Sánchez Cuervo de 21, Juan David Restrepo Jaramillo de 21, Edward Camilo Rosero López de 21, Willington David Restrepo Graciano de 24 y Juan Camilo Urquijo Muñoz de 19 hacen parte de los jóvenes seleccionados para fortalecer las labores del Departamento de Acción Integral y Desarrollo.
Ariel Vargas es un cartagenero que toca el saxofón. Cree que ser soldado es estar preparado para afrontar cualquier situación adversa que afecte la seguridad de la nación, pero también significa estar en capacidad de brindar apoyo y diversión a la población. Por eso somos héroes Multimisión, asevera.
Duván Sánchez Cuervo, oriundo de Contratación, Santander dice que las actividades realizadas durante las Jornadas de Apoyo al Desarrollo, muestran la otra cara del Ejército, un ejército que se acerca a la población civil para dar solución a sus problemas y trabajar activamente en contra del reclutamiento de niños, niñas y adolescentes.
Juan David Restrepo, un pereirano que interpreta diferentes instrumentos musicales como la guitarra, el violonchelo, el bajo y el violín, sabe que la integración del Ejército con las demás entidades del Estado facilita el acceso a las comunidades más vulnerables para poder suplir las necesidades básicas de la gente.
Para Edward Camilo Rosero, natural de Pasto, Nariño, llegar a las comunidades con actividades musicales y recreativas significa llevar alegría a los más pequeños y desarraigar la concepción de que el Ejército son sólo armas.
Willington David Restrepo Graciano de Medellín, Antioquia dice que el Ejército, gracias a las acciones de los últimos años, tiene una imagen cada vez más favorable. Afirma que uno de los aspectos más importantes es generar lazos de amistad con la población para lograr que ellos se unan en diferentes actividades como la construcción de calles, colegios, aulas, entre otras.
El bogotano Juan Camilo Urquijo Muñoz afirma que como soldados profesionales siempre van a estar al servicio de la población civil y dice que si el Ejército tiene este escenario tan propicio, él está feliz de poder integrarlo y aportar al desarrollo de la nación.
La formación, capacitación y el entrenamiento de estos soldados fue de alta exigencia y calidad. Ahora, con pleno respeto por los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario están listos para cumplir la misión constitucional, listos para promover, de la mano de las instituciones del Estado, la recuperación social del territorio.