Ser soldado del Ejército, un compromiso con el país

El Soldado Profesional Marlon Palechor Melenje, un soldado que decidió servir a su país con el valor y el honor como emblemas de su compromiso

El Soldado Palechor es uno de los 1910 Soldados Profesionales del curso n.° 56 que se graduaron el pasado 1 de septiembre y que hoy, orgullosos, sirven a su país desde regiones como Nariño, La Guajira y Chocó.

Procedente del resguardo indígena Guachicono, en La Vega Cauca, recuerda que en el 2013, mientras prestaba su servicio militar en la vereda El Paujil de Caquetá, vivió una experiencia que marcó su vida para siempre.

Cuenta que realizaba labores de mantenimiento cerca al río Orteguaza cuando el nivel de esté subió sorpresivamente arrastrándolo y llevándolo lejos de la orilla. El aumento del caudal era progresivo y ramas, palos y lodo eran arrastrados por la corriente golpeándolo a su paso.

Después de algunos minutos, que le parecieron eternos, llegó en su auxilio el Soldado Profesional Posada del Grupo de Caballería Mecanizado n.° 12 General Ramón Rincón Quiñónez y quien, con el uso de sogas, logró sacarlo del agua.

Cuando ya se sentía seguro, de vuelva a la orilla del río, vio como llegaban diferentes personas del municipio que alertados por sus gritos de auxilio también habían llegado a socorrerlo.

Sabe que su entrenamiento en la Escuela de Soldados Profesionales, además de permitirle cumplir con su deber, le permitirá servir a las comunidades más necesitadas, así como el soldado Posada puso su propia vida en riesgo para rescatarlo.

Desde ese momento, cuando luchaba por su vida contra el agua, sabía que tenía un propósito especial en el mundo y que pertenecer al Ejército Nacional le ayudaría en el logro de sus objetivos.

Este soldado Multimisión, hijo de padres artesanos, a quienes describe como tranquilos y fuertes, tiene como emblemas el valor y el honor para proteger a su familia y a su país.