Beneficios de la JEP para los militares privados de la libertad

Condiciones, cifras y detalles sobre la implementación de esta ley en sus primeros meses de ejecución.

La Justicia Especial para la Paz (JEP) es el sistema de aplicación de la justicia transicional, que el 23 de septiembre de 2015 el Gobierno Nacional acordó crear para ejercer funciones judiciales y hacer parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR). Con esto se busca cumplir el deber del Estado colombiano de investigar, esclarecer, perseguir, juzgar y sancionar las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH), que tuvieron lugar en el contexto y en razón del conflicto.

Esta jurisdicción especial, define el trato que reciben los responsables de delitos de lesa humanidad bajo un sistema jurídico especial que incluye penas alternativas de reclusión, según el caso y las condiciones que reúna cada privado de la libertad sobre verdad, reparación y no repetición. El sistema propuesto para la JEP está conformado por 3 salas especializadas y un tribunal para la paz que estarán en función de examinar la presencia o ausencia del reconocimiento de la verdad y responsabilidad de aquellos que soliciten ser acogidos por esta jurisdicción temporal. Estas salas y las diferentes secciones del tribunal revisarán con lupa y a detalle las diferentes instancias del proceso de cada solicitud recibida, para confirmar la posibilidad de si un caso puede, o no, acogerse a estas condiciones especiales.

En el ámbito militar, para la segunda semana del mes de mayo, en una comunicación radial,  802 solicitudes de acogida para la JEP por parte de militares fueron reportadas por el general Juan Guillermo García, subjefe del Estado Mayor Conjunto de Fortalecimiento Jurídico Institucional del Comando General de las Fuerzas Militares de Colombia; mientras que al iniciar el mes de septiembre, específicamente a nivel de Ejército, desde los programas de apoyo que están al servicio del personal privado de la libertad, se ha logrado determinar que durante los meses de junio, julio y agosto, más de 990 casos han sido revisados y beneficiados por las condiciones especiales de esta jurisdicción, logrando entonces a una cobertura y aplicación efectiva de los beneficios de esta ley para los integrantes de la institución.

Teniendo en cuenta que la JEP es una ley que es inescindible y que la misma prevalece sobre la Jurisdicción Ordinaria, quienes se acojan a sus principios recibirán tratamiento simétrico en algunos aspectos, diferenciado en otros, pero siempre equitativo, equilibrado y simultáneo. En el caso especial de los integrantes de las Fuerzas Militares es particular la condición de no existir la Amnistía ni el indulto, pero si existe una renuncia a la persecución penal que tendrá que ser decretada por un Juez o magistrado de la Jurisdicción especial para la Paz de la Sala de definición de situaciones Jurídicas. Sin embargo, dicha emisión solo podrá ser emitida por funcionarios encargados o hasta el momento en que sean seleccionados los 51 juristas de la JEP, siendo el 26 de septiembre la fecha límite para dicha selección.

Para poder ser beneficiario de una libertad transitoria condicional anticipada, se debe permanecer o haber estado privado de la libertad mínimo 5 años, sin ningún subrogado penal y en razón a la condena o solicitud de privación de libertad por una conducta punible que tenga relación o esté dentro del contexto del conflicto armado interno del país. Sin embargo, para obtener este beneficio el Privado debe hacer una solicitud y una aceptación libre y voluntaria para acogerse a la JEP, asumiendo el compromiso de contribuir con los principios de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición para con las víctimas, pues finalmente, esta jurisdicción está centrada en las necesidades de las víctimas que dejó el conflicto armado interno durante los últimos 53 años.