Compromiso y perseverancia son la clave

Gracias a su trabajo y al compromiso con la institución, el teniente Bryan Trujillo Sánchez fue catalogado, este mes, como el mejor militar de la Escuela de Soldados Profesionales.

Para el teniente Sánchez, ser comandante de pelotón es la esencia del militar. Allí se aprende a escuchar al soldado, se conocen sus virtudes y talentos, pero sobre todo, se descubre que cada uno de ellos tiene muchas cosas por enseñar.

Durante la mayor parte de su carrera militar, el teniente Trujillo ha sido comandante de compañía y sin importar en qué unidad haya estado, sabe que el trabajo y la lealtad al cien por ciento son fundamentales en todos los proyectos que se emprenden.

Oriundo de Pitalito en el departamento del Huila, ingresó al Ejército en junio de 2006 motivado por un profundo fervor patrio, que tiene su origen, como él mismo señala, en los valores cívicos de su pueblo, donde se conserva intacto el sentido de pertenencia por los símbolos patrios, el amor por Colombia y la exaltación de los próceres de la independencia.

Hace apenas tres meses llegó a la Escuela de Soldados Profesionales y su excelente desempeño como Oficial Logístico le valió el reconocimiento de sus superiores. Él simplemente señala que todo es producto de un buen planeamiento, de priorizar las necesidades y ofrecer soluciones antes que aparezcan los problemas.

Recuerda que cuando ingresó al Ejército algunas regiones del país eran profundamente afectadas por tomas guerrilleras, ataques a los cascos urbanos, secuestros, atentados y extorsiones de los Grupos Armados Organizados que con ataques indiscriminados generaban miedo y zozobra entre la población.

También recuerda de esa época un Ejército que no daba marcha atrás, un Ejército grande respaldando al pueblo colombiano, trabajando por garantizar la seguridad y tranquilidad en cada rincón del territorio nacional. Él quería pertenecer a ese Ejército, un Ejército de hombres valientes que en su lucha constante alcanzaron la victoria.

Para él, los militares eran digno ejemplo a seguir, por su compromiso, su lealtad y su fe en la causa. Hoy, más fuertes que nunca siguen trabajando en la consolidación de la paz.

Pertenecer al Ejército es su mayor orgullo pues tiene la posibilidad de servir en cualquier región donde se le designe y hacer parte de una institución que ha ganado el corazón de los colombianos.

Su esposa y sus padres saben que su vocación lo llevará lejos de casa muchas veces, pero también tienen claro que este Héroe Multimisión sigue las huellas de sus sueños y que con amor y dedicación será ejemplo de su hijo que desde ya lo mira con orgullo.

Envía un mensaje a los futuros Soldados Multimisión para que jamás dejen de perseverar, ya que la disciplina, la fe y la constancia son pilares fundamentales para alcanzar cada meta propuesta y dejar el nombre de la institución en alto convirtiéndose en orgullo de su familia y su nación.

¡Gloria al soldado!