Una guerrera de la vida que trabaja de la mano con nuestros héroes Omega

Jazmín Arias Cipagauta, es la presidenta de la Junta de Acción Comunal de El Jardín, uno de los cuatro barrios del municipio de Uribe Meta, comunidad a la que hace un año la Fuerza de Tarea Conjunta Omega le entregó un parque infantil.

El uso constante de más de 300 niños y niñas poco a poco fue debilitando su estructura y luego de 12 meses de funcionamiento su estado de deterioro era evidente y su capacidad para aguantar los juegos de estos pequeños estaba mermada, razón que motivó a esta mujer a liderar el proceso de embellecimiento y fortalecimiento de la estructura.

Esta líder con el apoyo de los soldados de la Brigada Móvil 2, y la participación de la alcaldía municipal, logró reunir a la comunidad y en una maratónica jornada de 4 horas, dejar el parque infantil como nuevo, una sencilla actividad que como expresó James Arias, participante de la jornada, disminuye los riesgos para la infancia “Con estos escenarios los niños tienen donde distraerse y de esa manera se puede mitigar muchas problemáticas, por lo menos el consumo de alucinógenos”, una muestra de perseverancia que evidencia la importancia del trabajo conjunto como lo afirmó Ángela Chavarriaga, representante de la Alcaldía Municipal “Es muy importante el trabajo articulado tanto Alcaldía, Junta de Acción Comunal, comunidad en general, Ejército y todo este trabajo articulado,…, para que los niños crezcan en un ambiente sano”.

El compromiso y dedicación de esta mujer de 50 años se encuentra arraigado en su historia de vida que al igual que la de muchos colombianos de esta zona del país, ha estado permeada por las necesidades, desplazamiento y búsqueda constante de nuevas oportunidades que le permitan construir un futuro mejor para sus hijos. Desde hace 5 años llegó al municipio de Uribe desde Villavicencio en busca de nuevos horizontes y ha encontrado en el trabajo con y por la comunidad el mejor motivo para honrar la memoria de su madre, a quién recuerda por su incansable labor humanitaria, aún sobre las necesidades propias.

La fuerza que Jazmín le imprime a la gestión por su barrio, es la que ha aprendido de la situación quizá más dolorosa de su vida, en la que recuerda y agradece el apoyo del Ejército Nacional, que desde hace años se ha encargado de brindar ayuda frente a las diferentes necesidades de esta comunidad, enclavada en el límite montañoso de la extensa llanura del Meta “Me levanté a la 4 de la mañana deje a mis hijos organizados, les di desayuno, los despaché, yo misma apegué el fogón, al fogón no le pasó nada. Estaba terminando el almuerzo cuando me llamó una cuñada y me dijo: Jazmín la casa se le quemo, yo le dije: esas no son recochas, y ella dijo: salga al polideportivo de la escuela y mire, y yo si miraba esa humarada, yo me descontrolé y le dije que necesitaba irme, cuando llegué lo que quedaba era escombros”, con su casa totalmente quemada, encontró en los soldados la mano amiga que le reconstruyó su hogar, sin embargo su drama no terminaba allí, “la señora donde teníamos el lote, empezaron discordias, ya no pudimos estarnos ahí, nos tocó salirnos porque nos dieron 3 días para volver a desarmar lo que el Ejército nos había ayudado a armar”.

En pocos días la bondad de la gente de Uribe le entregó un lote que poco a poco logró pagar, y construyó una estructura de madera, que ahora es su mayor riqueza.
Esta tragedia que ha marcado su vida y la de su familia, es ahora un evento que la anima a cuidar y conservar sus cosas, y sentir lo comunal como propio, razón por la que no dudó en emprender la cruzada en compañía de los soldados de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, para readaptar el único parque infantil de su barrio, para que volviera a ser el lugar de juegos y aventuras de los niños y niñas de las más de 700 familias del Jardín; una guerrera que de la mano de los soldados está escribiendo nuevas páginas en la historia de este municipio.

Comunicaciones Estratégicas
GAC Futco