Fe en la causa

Para el soldado bachiller Andrés Novoa, 7 meses han sido suficientes para elegir, por vocación y convicción, hacer parte del Ejército Nacional de Colombia.

Desde marzo está prestando su servicio militar en la Escuela de Soldados Profesionales y está convencido que esta experiencia ha cambiado para siempre su vida. Su carácter se ha formado a través de la disciplina, pero también ha contribuido en la preservación de los recursos y el cuidado del medio ambiente.

Él es el promotor ambiental de la Escuela, mejor conocido como “ahorrito” y en tres ocasiones ha estado en el Cuadro de Honor del Comando de Educación y Doctrina, donde su esfuerzo por sensibilizar a la comunidad en el cuidado del agua y el uso eficiente de la energía eléctrica lo han convertido en un líder que promueve los proyectos de desarrollo sustentable que se ejecutan desde la oficina de medio ambiente.

Cuenta con orgullo la historia de Juan Bautista Solarte, aquel soldado que machete en mano, el 26 de marzo de 1933, en medio del fuego enemigo, se sacrificó para librar de la muerte a un centenar de soldados que se enfrentaban en Güepí contra el Ejército Peruano.

Y es que esta historia no sólo habla de sacrificio, habla también de un soldado intachable cuyo servicio, respeto y trabajo lo distinguieron durante su servicio militar.

Asegura que al cumplir con el servicio militar ha conseguido trazarse metas superiores pues ahora un “no puedo” o un “no es posible” no hacen parte de su vocabulario. En la Escuela de Lanceros, donde realizó el Curso de Unidades Básicas del Lancero (Cubal) aprendió a ir un paso adelante y superar sus propios límites.

Habla francés e italiano, por ello, es común verlo indicándole a alguien cómo se pronuncian o escriben algunas palabras, pues enseñarle a los demás también es una virtud que se la he dado de manera natural.

Se siente feliz y orgulloso de estar en la Escuela, pues es el alma máter del soldado o como él mismo la llama, la cuna donde se forman los soldados de Colombia. Espera que pronto sea su turno de formarse como soldado profesional y hacer parte de unas de las unidades del Ejército.

Decidió voluntariamente prestar el servicio militar y quiere animar a los que no la han hecho aún, a unirse a esta gloriosa institución donde se aprende valor y disciplina para toda la vida.