Reforestando Nilo

La necesidad de unir esfuerzos en la lucha por la preservación del medio ambiente, ha llevado a la Escuela de Soldados Profesionales, en coordinación con la Alcaldía Municipal de Nilo, a ejecutar un proyecto de reforestación que tiene por objetivo primordial la recuperación del río Pagüey, principal fuente hídrica del municipio.

Durante la primera fase, la Escuela de formación adquirió 320 árboles endémicos que fueron sembrados en cercanías al río y 80 árboles ornamentales que fueron plantados en diferentes lugares de la Institución.

Posteriormente, y en alianza con diferentes entidades públicas y privadas, se estableció, como cuota mínima dentro de este proyecto, un total de 1.000 unidades sembradas para contribuir con el embellecimiento del paisaje natural, la preservación del agua, la producción de oxígeno, la reducción de la temperatura del lugar, al tiempo que puedan proporcionar sombra, absorber el ruido, impactar positivamente el estado de ánimo de las personas, disminuir las concentraciones de CO2, reducir la erosión del suelo, mitigar los efectos de la deforestación y ser hábitat de flora y fauna, entre otros.

Instituciones como el cuerpo de bomberos de la localidad, el grupo de guardas forestales, la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata), la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la Policía de Carabineros, ingenieros agroforestales, sanitarios y ambientales se unieron a esta campaña que, de acuerdo a lo señalado por señor Alfer Iván Cristancho, jefe de la Umata y la oficina de medio ambiente de la alcaldía municipal, “busca integrar diversas instituciones para generar conciencia en cada una de las entidades sobre el cuidado de las fuentes hídricas y hacerlos partícipes de la reforestación como un mecanismo para cuidar el agua”

Los árboles son imprescindibles para sustentar la vida en el planeta, “con las actividades de reforestación contribuimos a mitigar el cambio climático que afecta a la población”, aseguró Mauricio Sepúlveda Londoño, subcomandante del cuerpo de bomberos, quien además hace referencia a la jornadas de recuperación del río Pagüey que se adelantan desde febrero de este año, “hemos realizado, en compañía de la Corporación Autónoma Regional y la Escuela de Soldados, actividades de limpieza de cuencas hidrográficas con el fin de conservar el estatus de reserva ecológica que tiene el municipio”, puntualiza.

José Eduardo Ramos Pinilla Ingeniero Agroforestal de la Umata, encargado de supervisar el proceso de la siembra, asegura que se cumplieron todas las mediadas durante la siembra de estos 320 primeros árboles, pues “el proceso de repoblación forestal se hizo con especies autóctonas y con la aplicación de abonos orgánicos y micorrizas para que después de plantadas las especies no presenten inconvenientes en el tiempo de la sequía y puedan captar los nutrientes suficientes para su crecimiento.

Hacer partícipe a toda la comunidad de este tipo de actividades, no sólo genera conciencia frente a la importancia del cuidado y la preservación del entorno, sino que adicionalmente los lleva a asumir un compromiso de cuidado y protección con el árbol que cada uno de ellos ha plantado.

Dado que involucrar a niños, niñas y jóvenes en edad escolar, les permite adquirir bases importantes con relación a una cultura ambiental sostenible y les enseña pautas de cuidado que pueden aplicar durante toda su vida, la Escuela ha invitado a los comités del medio ambiente de las instituciones educativas de la localidad para que se unan a este proyecto desde la fase de donación de las especies hasta el apadrinamiento buscando garantizar el crecimiento de cada uno de los árboles plantados.

El Ejército Nacional está comprometido con la mitigación del impacto medio ambiental generado por el hombre y por ello realiza actividades que van desde el uso adecuado de los recursos naturales, hasta las prácticas ambientales dirigidas a la preservación de la vida de una manera sustentable.