Simona de la Luz Duque: madre del Ejército Nacional

Considerada la madre del Ejército de Colombia, Simona de la Luz Duque de Alzate no dudó, siendo viuda y de avanzada edad, en entregar a sus hijos varones – en total siete- para que sirvieran a la patria.

La primera entrega sucedió en 1813 con sus tres hijos mayores. La segunda incorporación sucedió en 1820 con los cuatro hijos menores, un poco antes de la Batalla de Chorros Blancos, con la cual se obtuvo la libertad de la provincia de Antioquia. Conmovido, el coronel José María Córdoba envío una solicitud al vicepresidente, general Francisco de Paula Santander, para que se reconociese una pensión vitalicia a Simona Duque de Alzate. “Me vi en la necesidad de condescender a un rasgo tan sublime de amor a la patria; merece la más grande consideración de parte del Gobierno”.

Santander contestó: “A la ciudadana Simona Duque se le suministrarán del tesoro público de la Provincia de Antioquia 16 pesos íntegros al mes durante su vida. Publíquese en la Gaceta este extraordinario rasgo de amor a la patria para satisfacción de quien lo ha suministrado y para ejemplo de los demás individuos de la República”.

Simona Duque de Alzate le respondió a Santander: “Jamás aceptaré esta recompensa mientras pueda trabajar y valerme por mi misma. Así pues, sin dejar de agradecer esta dádiva la renuncio para que no haga falta esa suma a la República, en tanto no se halle completamente libre”.

En su lecho de muerte a los 85 años, Simona reiteró su deseo de que sus hijos contribuyeran, sin atisbo de duda y ante cualquier circunstancia, a la construcción infinita de la patria.