Carta a mis soldados de tierra, mar, aire y río

Apreciados compañeros:

Militares de Colombia, gracias a ustedes es que hoy día tenemos unas Fuerzas disponibles con todos sus recursos técnicos y humanos las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 365 días al año, con la capacidad de desplegarse por cualquier rincón del país, porque allá donde muchos creen que no los necesitan, es donde más los requieren y es donde ustedes, sin dudarlo, están listos para servir.

Aumentar y mejorar el entrenamiento de las tropas, la inteligencia humana y técnica así como las operaciones especiales y el uso de nuevas tecnologías han permitido que nuestras Fuerzas Militares sean hoy un referente internacional y sobre todo, un ejemplo de cómo enfrentar las amenazas en escenarios tan complejos como el terrorismo, el narcotráfico, la delincuencia organizada y la minería criminal, entre otras.

Ustedes, queridos miembros de las Fuerzas Militares de Colombia, son los que han trabajado y continúan haciéndolo por los cambios de este país. Muestra de ello son los resultados reflejados en todos los éxitos obtenidos en lo corrido de este siglo.

Por eso quiero saludarlos una vez más, porque para mí como Ministro de Defensa, es un honor ver la gallardía con la que enfrentan los retos de este país. En estos primeros meses del año hemos empezado con otros proyectos y metas que nos acercan a la paz que por más de 50 años hemos anhelado, paz que ustedes, nunca me cansaré de repetirlo, han hecho posible gracias a su duro trabajo y sacrificio.

Continúen con la frente en alto, salvaguardando la soberanía de este país y venciendo  las amenazas donde sea que lo encuentren, porque por esa incasable labor es que los colombianos les agradecen la seguridad y tranquilidad que hoy les brindan.

El control territorial hay que mantenerlo, sobre todo en aquellas zonas donde todavía hay injerencia de grupos al margen de la ley; esa presencia efectiva de las los hombres y mujeres de las Fuerzas Militares es la que les ha devuelto la confianza a las comunidades más vulnerables.

En ese sentido, los hombres y mujeres de las Fuerzas Militares deben ser cada vez más visibles en todos los rincones del territorio nacional, garantizando a los ciudadanos todos sus derechos constitucionales y siempre, como fue, es y ha sido su costumbre, respetando los Derechos Humanos de los ciudadanos en todas las situaciones, incluidas las protestas sociales sin violencia.

Ustedes, soldados, marinos y pilotos de la Patria, son nuestro tesoro más valioso, porque así como el Ejército Patriota peleó por liberarnos de la opresión, ustedes hoy pelean por liberar a este país de una guerra de la que ya estamos cansados, y los resultados están ahí, listos para florecer.

Estoy muy orgulloso de servir a la Patria junto a ustedes, porque unidos trabajamos por la paz de Colombia. No me cansaré de decir que este es uno de los más grandes honores de mi vida, ser Ministro de Defensa, aunque también sea unos de los oficios más difíciles, porque tratar de terminar una guerra por el bien y el futuro de las generaciones más jóvenes es un trabajo arduo que juntos estamos alcanzando.

Hay que resaltar que la consolidación de la seguridad abarca un 95 por ciento del territorio colombiano, pues en aquellas pequeñas poblaciones donde un día sus habitantes huyeron de la guerra, hoy solo se respira tranquilidad. Como ya lo he dicho, su labor y sacrificio por esta Patria ha sido recompensado con esos territorios de paz.

Soldados de Colombia, no se cansen. Manténganse en alistamiento. Continúen preparándose como lo han venido haciendo, capacitándose y dotándose de valentía para seguir apoyando la paz. Las amenazas seguirán y mutarán en los nuevos escenarios, pero las Fuerzas, cada vez más fuertes y robustas, permanecerán combatiendo en cualquier escenario en donde estén en juego la soberanía y la seguridad de este país.

Cuenten conmigo para que este sea un año de mucho más éxito en todos los frentes, porque de eso depende el progreso, la paz y la esperanza.

Muchas gracias hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Militares de Colombia. Por siempre orgulloso de ustedes y agradecido por el inigualable compromiso que le aportan no solo a la fuerza a la que pertenecen, sino por cuidar la vida y los derechos de los más de 47 millones de colombianos que habitamos este terruño.

¡Juntos hacemos de Colombia una sola fuerza!

Cordial saludo,

 

LUIS CARLOS VILLEGAS ECHEVERRI

Ministro de Defensa Nacional