Carta del Ministro de Defensa

Carta a mis soldados
Bogotá, 14 de septiembre de 2015

Apreciados compañeros:

En los últimos 50 años el país ha enfrentado diferentes amenazas a la seguridad y estas han sido contrarrestadas gracias a unas Fuerzas Militares respetuosas del Estado Social de Derecho, del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos y cada vez más profesionales y fortalecidas.

Después de tres años de negociaciones con las Farc se vislumbra el fin del conflicto armado, pero al mismo tiempo se identifican nuevas amenazas a la vida y bienes de nuestros compatriotas, así como a los recursos naturales de la Nación y a la convivencia pacífica de todos los nacionales y de Colombia con el vecindario.

Quiero darles cuatro ejemplos concretos:

1. La reciente deportación masiva y salida de miles de colombianos de Venezuela, quienes despuésde años de trabajar en ese país deben salir a la fuerza, lo que ha generado una crisis humanitaria sin precedentes en la frontera común.

De manerainmediata, los hombres y mujeres del Ejército se desplegaron en las vías, ríos y hasta trochas de la línea fronteriza, pare recibir a nuestros compatriotas, quienes agobiados por el cansancio y el mal trato regresaron con algunas pocas pertenencias a su país, arriesgando hasta sus vidas al cruzar las aguas del rio Táchira.

En un trabajo coordinado con otras Fuerzas, la Defensa Civil y otras entidades de orden nacional y local, las Fuerzas Militares salvaron vidas de niños y mujeres en medio del río Táchira, cargaron con enseres, fueron apoyo y sostén, ubicaron a los desplazados en diferentes albergues e iniciaron las labores de transporte, cuidado y distribución de las ayudas humanitarias enviadas por el Gobierno y los colombianos en general, para enfrentar la crisis.

2. Esa vocación permanente de servicio de ustedes, los héroes de la patria, hacia sus compatriotas, así como la disponibilidad casi inmediata de los recursos humanos y técnicos de las Fuerzas Armadas, también ha sido la principal herramienta del Estado para combatir una nueva amenaza, los incendios forestales, que en esta época de sequía azota varias regiones del país.

Prueba de ello son los 500 mil galones de agua que las aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana han arrojado a diferentes conflagraciones registradas en seis departamentos del país. No cabe duda que para ustedes, más allá de las arduas jornadas de trabajo, lo primero es cumplir con su deber y proteger y brindar seguridad.

Estas diferentes demostraciones de capacidades especiales de nuestra Fuerza Pública para atender todo tipo de emergencias y desastres naturales se ha consolidado gracias a la profesionalización de nuestros uniformados, así como a la especialización de unidades como el Batallón de Prevención y Atención de Desastres del Ejército.

3. Es oportuno también destacar el ejercicio internacional Ángel de Los Andesorganizado por la Fuerza Aérea Colombiana y en el cual participaron recientemente en Rionegro (Antioquia) más de 300 uniformados de Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Jamaica, México, Panamá, Perú y República Dominicana, así como de la Defensa Civil colombiana.

Durante este ejercicio se realizaron operaciones de recuperación de personal y atención de emergencias y desastres en un ambiente multiespectro combinado e interagencial, en el cual se compartieron experiencias, se unificaron criterios de operación y se fortalecieron los lazos de cooperación entre las naciones. Hechos como estos les permiten a los hombres y mujeres de la Fuerza Pública capacitarse con mayor profundidad para atender eventos en nuestro territorio y coadyuvar con otros países, además de prepararse para los retos que nos deparen los futuros escenarios

4. Quiero finalmente agradecer a las Fuerzas Militares todo el esfuerzo que han hecho para enfrentar el contrabando y las organizaciones criminales dedicadas a este ilícito, lucha que deja unos resultados satisfactorios. Por ejemplo, solo este año en la frontera con Venezuela se ha incautado mercancía por 40 mil millones de pesos y se han capturado 37 personas por orden judicial y 166 en flagrancia.

El trabajo de ustedes, su compromiso permanente, es el que ha impedido que el crimen organizado siga campante en los límites entre los países, afectando la economía legal y generando múltiples manifestaciones de violencia. Aprovecho esta oportunidad para hacerles un llamado a redoblar esos esfuerzos y evitar así que esa práctica ilegal siga perjudicando a miles de trabajadores honrados, sus familias y al país.

Por último quiero reiterarles todo mi aprecio y respeto por su labor, pero sobre todo por su esfuerzo, valor y sacrificio demostrado las 24 horas del día y 365 días del año, en las ciudades, campos, selvas y montañas de nuestra Colombia.

Cordial saludo y abrazo,

LUIS CARLOS VILLEGAS ECHEVERRI Ministro de Defensa Nacional